viernes, 26 de septiembre de 2014

El volcán de Yellowstone los últimos informes científicos 2014

discovery chanel calentamiento global

CALENTAMIENTO GLOBAL

Desigualdad lineal con tres componentes - Ejercicio 1

ADELANTE CAMINA

ESE DESIERTO ESCONDE UN POZO

desierto pozo
“Lo hermoso del desierto es que en cualquier parte esconde un pozo”.
(Frase del libro El Principito)
Me encanta el libro El Principito, es sencillo, pero a la vez tan profundo. Es por eso que el día de hoy quiero compartir con ustedes, una reflexión basada en una frase que hetomado de ese libro.
Atravesar un desierto no es tarea fácil. ¡Qué calor hace de día y qué frío por la noche! Pero para llegar a un destino determinado a veces hay que atravesarlos, porque si no los atravesamos no podremos llegar al lugar deseado.
Pero algo en lo que sí podemos enfocarnos, algo positivo que podemos sacar del proceso de atravesar el desierto, es que en el lugar que menos lo imaginamos, podríamos encontrar un pozo que nos ayude a mitigar la sed y nos refresque. No todo en panorama es triste, Dios hizo palmeras en el desierto y creó pozos para que no nos muriéramos de la sed mientras lo atravesamos.
Quizás hoy es un día de esos en los que has mirado al cielo o exclamado: “¿Señor, cuándo me pasará algo bueno?” Es posible que hace rato estás esperando ver la luz al final del túnel y el panorama que te abruma es la total oscuridad. Quizás hoy estés tandesesperado, que sientas que tocas el fondo de la desesperación.
No parece haber salida para tu desierto, solo observas arena y sientes que solo imaginas espejismos. ¡Todo parece incierto a tu alrededor! Tu corazón está tan adolorido que no encuentras fuerzas ni siquiera para respirar.
Pero debo decirte el día de hoy que ese desierto pasará y volverás a ver las flores, a sentir el aire acariciando tu cara. Que la vista que te espera es maravillosa y que debes ser fuerte, muy fuerte. Nada ni nadie puede detenerte en tu avanzada. Debes seguir caminando para que puedas llegar sin problemas a donde tú sabes que tienes que estar.
¡No es fácil, lo sé! Pero ármate de valentía y termina el proceso que comenzaste. Dios te dará las fuerzas, no tienes por qué temer, porque él va acompañándote en todo el trayecto del camino. Puede que no lo veas y no lo sientas, pero él está súper cerquita de ti. Lo que pasa es que estás tan enfocado en el desierto que no lo puedes sentir.
Vamos paso a paso, sin prisa, pero con paso firme. Cuando menos lo imagines estarás justamente en el lugar que debías estar.

¡Adelante, camina!

REFLEXION

Si Dios te llama, es porque Él te respaldará

Conozco muchas personas que al ser preguntados del porque no le sirven a Dios en alguna área dicen: “Es que no me siento totalmente capaz”, “Es que siento que tengo que mejorar esto o aquello”, “Es que considero que no tengo grandes talentos”.
Cada una de estas excusas, porque lo son, no tienen un fundamento valedero delante de los ojos de Dios, porque ¿Quién esta preparado totalmente para hacer algo para Dios? ó ¿Quién tiene “grandes” talentos para hacerlo?
A través de la Biblia se puede ver que Dios utilizo a personas comunes, normales, sin grandes cualidades o enormes talentos, la mayoría de ellos no eran eruditos de la Biblia, no eran escribas que se sabían toda la ley o no eran personas con grandes grados académicos o con muchos diplomas de cursos bíblicos, misioneros, evangelísticos o pastorales. La gran mayoría de siervos que Dios uso para su obra, fueron preparados por Dios mismo.
Por ejemplo, Moisés era conocido por tener un temperamento fuerte a tal punto que en un enojo mato a un soldado egipcio y tuvo que huir para no ser atrapado y posiblemente muerto también. Dios lo llevo al desierto en donde paso cuarenta años antes de que Dios lo llamara para utilizarlo como libertador de su pueblo, en ese tiempo la Biblia dice de Moisés: “Y aquel varón Moisés era muy manso, más que todos los hombres que había sobre la tierra” Números 12:3 (Reina-Valera 1960). En ese proceso en el desierto, Dios había trabajado en el carácter de Moisés para dejarlo a punto para que pudiera ser útil en la obra que Él necesitaba.
Moisés también al igual que nosotros puso excusas para servirle a Dios y es que cuando Dioste mira y sabe que puedes hacer determinada obra, no hay excusa que valga, luego que Diosestaba encomendado la obra de liberar al pueblo de Egipto Moisés le dijo a Dios: “Sin embargo, Moisés le dijo a Dios: —¡Pero es que yo no sé hablar bien! Siempre que hablo, se me traba la lengua, y por eso nadie me hace caso. Este problema lo tengo desde niño” Éxodo 4:10 (Traducción en Lenguaje Actual). La respuesta de Dios ante la excusa de Moisés es perfecta: “Dios le contestó: —Escúchame, Moisés, ¡soy yo quien hace que hables o que no hables! ¡Soy yo quien hace que puedas oír o que no oigas nada! ¡Soy yo quien puede hacerte ver, o dejarte ciego! Anda, ponte en marcha a Egipto, que yo te ayudaré a que hables bien, y te enseñaré lo que debes decir.” Éxodo 4:11-12 (Traducción en Lenguaje Actual).
La respuesta de Dios a Moisés es la respuesta que Dios nos da a todos cuando ponemos excusas para servirle. Y es que cuando vas a realizar determinada tarea para la obra de Diostienes que entender que no eres tú, sino Dios en ti, es Él mismo quien te utilizara como instrumento de bendición.
No puedes limitarte al ver que no eres bueno para esto o aquello, si nos auto juzgamos veremos que no somos tan buenos para hacer determinada tarea, pero Dios no ve de la forma de que nosotros vemos, Él tiene ojos para ver lo útil que podemos llegar a ser para su obra y por eso cuando nos llama, cuando nos insiste en el servicio es porque Él quiere utilizarnos.
Ya no es tiempo de estar poniendo toda clase de excusas, que al final no tienen valor, ya que si Dios puso sus ojos en ti para el servicio es porque Él sabe que tienes la capacidad en Él de hacer determinada obra que te esta mandando a hacer.
No te menosprecies, no creas que no eres el indicado, al contrario, cuando Dios este insistiendo en tu vida sobre el servicio deberías alegrarte, porque Dios mira en ti lo que tú mismo quizá no ves y es que para Dios puedes ser un gran instrumento para su obra, pero para ello necesitas entender que Él quiere y puede usarte.
Es momento de disponer nuestro corazón para su servicio, ya no estés prolongando más el tiempo para servirle, ya no estés poniendo más excusas, mejor dile al Señor: ¡HEME AQUÍ!

“Después oí la voz del Señor, que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces respondí yo: Heme aquí, envíame a mí.”

Isaías 6:8 (Reina-Valera 1960) 

¡Debes de entender que es Él en ti y que no estarás solo en esa tarea que te esta enviando a hacer!

ÓNHJ