jueves, 9 de diciembre de 2010

reflexión

Hacer justicia y juicio es para Jehová
más agradable que el sacrificio.

Hombre, él te ha declarado lo que es bueno, lo que pide Jehová de ti: solamente hacer justicia, amar misericordia y humillarte ante tu Dios.

¿Acaso se complace Jehová tanto en los holocaustos y sacrificios como en la obediencia a las palabras de Jehová? Mejor es obedecer que sacrificar; prestar atención mejor es que la grasa de los carneros.

Amarlo con todo el corazón, con todo el entendimiento, con toda el alma y con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a uno mismo, es más que todos los holocaustos y sacrificios.

Tú, pues, vuélvete a tu Dios; guarda misericordia y juicio, y en tu Dios confía siempre.

María, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra…Pero solo una cosa es necesaria, y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada.

Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario